AMLO da a los militares mando de la guardia nacional

“Iniciativa que permite a la Policía Militar, Policía Naval y Policía Federal encargarse de combatir la delincuencia organizada y otras tareas como lo haría un policía preventivo, todos bajo mando castrense”.

White

La iniciativa, que fue turnada a las comisiones de Puntos Constitucionales, Gobernación y Seguridad Pública, propone reformar los artículos 13, 16, 21, 31, 32, 36, 55, 73, 76, 78, 82, 89 y 123 de la Constitución.

Incluye en sus artículos la desaparición gradual de la Policía Federal, convierte a los militares en auxiliares del Ministerio Público Federal, lo que significa que podría encomendárseles la ejecución de órdenes de aprehensión, de cateo, o de cualquier índole que obtengan los fiscales, algo que hasta ahora solo era competencia constitucionalmente de las autoridades civiles.

Manuel López Obrador planteo como Candidato a lo largo de la campaña que el Ejército debería retirarse a los cuarteles, y a hora como presidente electo la postura ha cambiado y hasta reconoció que no existían en algunas regiones del país las condiciones para sacar a las fuerzas armadas de las calles.

Considero que es alentadora la fórmula de que policías federales, militares y navales (éstos dos dejando de ser soldados, porque su estatus será civil) queden agrupados en una Guardia Nacional supeditada a la Secretaría de la Defensa Nacional.

Ya que la desconfianza es generalizada en las policías, sobre todo Municipales y muchas estatales, en las que debieran ser instituciones respetables.

La formación y valores en que se educan los soldados han hecho posible la captura de grandes criminales, frente a casi ninguno a cargo de policías estatales y prácticamente de nadie por las municipales.

Sin embargo hasta ahora, el plan de seguridad del nuevo Gobierno genera todo tipo de dudas.

La creación de la Guardia sorprendió por las críticas dirigidas al Ejército y la Armada estos años, desde que Felipe Calderón, presidente de 2006 a 2012, les encargara el combate al crimen organizado al iniciar su mandato, un conflicto que aún se prolonga.

(El mando de la Guardia Nacional recaerá exclusivamente en Manuel López Obrador.)
De cualquier manera, la desaparición de la Policía Federal y la integración de parte de sus efectivos en la Guardia Nacional inquietan a las organizaciones de la sociedad civil.

Y es que hay parte de las reformas que son directamente ambiguas y que dejan en el aire hasta dónde llegarían las atribuciones de la Guardia Nacional.

Por ejemplo, la que refiere al carácter de auxiliares de la fiscalía: “Tratándose de conductas que presuntivamente puedan ser delitos del orden federal, la Guardia Nacional podrá actuar como auxiliar del Ministerio Público Federal, bajo su conducción y mando”.

O también la que elimina la obligación del presidente de la República a consultar al Senado sobre el uso de la Guardia.

Hay…….. y cruzar los dedos y dar un voto de confianza a la nueva Guardia Nacional, que definen como una Policía con disciplina militar, ante la falta de corporaciones fuertes y el fracaso de las estrategias anticrimen durante el último sexenio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *