El ridículo ‘show’ de Evo y Marcelo

Pablo Hiriart

El gobierno montó un show en torno a la renuncia de Evo Morales y lo trajo asilado a México sin que el boliviano lo pidiera, porque a AMLO le urge cambiar de tema por el desastre que acumula su administración y por su afinidad ideológica con el expresidente.

Ha sido un gran ridículo que sólo el gobierno de México, en voz del presidente López Obrador, haya hablado de golpe militar en Bolivia. Ni Evo lo ha dicho.

Evo Morales no es Salvador Allende (“una guardia muere, pero no rinde, ¡mierda!”).

Lo inflan porque el gobierno mexicano necesita construir una gran figura en la cual reflejarse como víctima, y distraer la atención de su incompetencia para gobernar.

La economía está en punto muerto, la criminalidad se ha desbordado, por el norte entran caravanas de camionetas del FBI a resolver una matanza, en el sur se despliega tropa, fuerza y crueldad para hacinar en cochineros a otros seres humanos que, ellos sí, piden refugio.

Ni en Bolivia ni en el aeropuerto de la CDMX Evo Morales mencionó a las Fuerzas Armadas de su país como parte del movimiento que provocó su renuncia. Dijo que fue “un golpe cívico al que se sumó la Policía”.

Y se le recibe como héroe de una resistencia o víctima de una asonada castrense en Bolivia.

¿De cuándo acá el presidente de un país renuncia por el enojo de unos policías?

Evo es un personaje chiquito que salió huyendo de su país porque se robó las elecciones y la gente enfureció y tomó las calles.

Nuestro presidente, López Obrador, esgrimió una mentira al decir que el Ejército le exigió la renuncia a Evo Morales. Falso. Le sugirió renunciar, lo cual es una presión, pero no un golpe de Estado.

A una sugerencia siempre hay la alternativa de decir que no.

Cualquier presidente con un poco de dignidad responde a esa sugerencia con una negativa y órdenes expresas de que el Ejército se limite a cumplir su papel constitucional.

Los militares no se alzaron contra Evo ni contra nadie.

Tampoco lo apresaron.

No hubo un solo militar fuera de sus cuarteles y actividades rutinarias.

No tomaron el poder.

No mataron a nadie.

El Congreso resolvió conforme a la Constitución la renuncia del Presidente.

¿Qué clase de “golpe” es ese?

Morales perdió el control de la situación porque violó la Constitución al buscar un nuevo (cuarto) periodo presidencial consecutivo.

Lanzó un referéndum para que “el pueblo decida” si podía ser candidato otra vez y la respuesta fue que no. Lo perdió.

Acudió a la Corte, controlada por él, para que anulara el resultado del referéndum y con una interpretación constitucional se tomara como un derecho humano su posibilidad de ser electo otra vez.

Fue a elecciones y los números apuntaban comicios cerrados que obligaban a una segunda vuelta, y se apagó el conteo electrónico (lo que en México sería el PREP) durante 24 horas. Cuando se restableció, había ganado Evo con mayoría absoluta.

La población, cansada, salió a las calles a protestar. Evo ordenó a la Policía que reprimiera y ésta se negó.

Morales puso a su país al borde de la guerra civil. Vio las cosas complicadas y optó por huir, no enfrentar la situación y ordenarla, como haría un presidente legítimo y con sentido del decoro.

Y aquí el gobierno recibe como héroe a un delincuente electoral, más los delitos que irán aflorando.

Por obra y gracia de este show ordenado por el presidente López Obrador y operado por Ebrard, en el que Evo nunca pidió estar (en el discurso en el aeropuerto no se acordaba cómo se llama nuestro canciller ni nuestro presidente), hemos dejado de hablar unos días del desastre de esta administración.

No es tema –por ahora– la caída del sector industrial, de la economía sin crecimiento, las matanzas en distintas entidades, los recortes presupuestales al campo y a la educación. No se habla de los subejercicios en salud ni del Estado fallido que comienzan a ver en Estados Unidos.

Está ocurriendo exactamente lo contrario de lo que prometieron. Y eso hay que taparlo.

Les sirve distraer con Evo, pero no por mucho tiempo.