LA PALABRA DE HOY

 POR: ANTÍSTENES
Abril 11, 2018.- Nuevamente el PRI premia los abusos y decadencia de JORGE MOLINA BAZAN, dirigente del Sindicato de Empleados Municipales, Administrativos, Administrativos y Conexos de Morelia (SEMACM), pretendiendo regalarle otro periodo como REGIDOR a su ya conocido hijo JORGE MOLINA SANCHEZ, quien ya cobró una administración municipal en Morelia en el puesto del que ahora quiere volver a vivir. Aunque la mayoría de los morelianos pueden no saber ni de quién se trata por lo inoperante y torpe que resultó como funcionario público, el “chicuelo” de MOLINA BAZAN es el mismo que cobró y bien, a todos los morelianos por no hacer absolutamente nada, como no sea divertirse y levantar sus dedo en sesiones de Cabildo. Lo sorprendente ni siquiera es que en la planilla de la candidata tricolor para la Presidencia Municipal de Morelia, DANIELA DE LOS SANTOS, le anotaran el nombre del fracasado ya REGIDOR MORELIANO, sino que se piense que el “trato” traerá dividendos electorales a favor del PRI. No hay que olvidar que MOLINA BAZAN no cuenta con el poder sindical que le otorgaron por años las administraciones municipales y que le permitieron desmanes que rayan incluso en violaciones a los derechos humanos. Recuerde que el señor (de acuerdo a lo que sus mismos agremiados cuentan), llegó a ser quien decidía la suerte de los EMPLEADOS MUNICIPALES, quienes en mente de JORGE MOLINA estaban a sus ÓRDENES Y DISPOSICIÓN. Por años, sindicalizados del SEMACM vivieron su actividad laboral dependiendo del “humor con el que amanecía” el dirigente. El dolor de MOLINA BAZAN es que sus días de “gloria” acabaron con la administración independiente, que con todos los peros que le ponemos, puso un alto a los actos autoritarios y abusivos del dirigente sindical, quien vive días de máxima debilidad. Donde sus agremiados saben que el señor ni es sus jefe, mucho menos su dueño. Que no tiene un solo sustento para indicarles el camino, mucho menos para decirle por quién votar y en resumen, que los días de abusos y atropellos sindicales quedaron atrás. .. Eso, es algo que desde fuera probablemente no se perciba, peros que a ojos de los empleados de Morelia, tiene gran valía. Lo que por cierto, (según fuentes fidedignas), les guarda una muy buena relación con ALFONSO MARTINEZ. Esté usted pendiente, porque lo que se vive día a día es una simpatía creciente de los agremiados al SEMACM por el Sindicato Democrático de Empleados Municipales de Morelia (SIDEMM), lo que comprobará que el trato del tricolor esta vez, no fue con la fórmula ganadora, dentro del Ayuntamiento moreliano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *