La Palabra de HOY

Otro hijo de “político” que busca la manera de insertarse en la robusta nomina legislativa pagada por los mexicanos, es MANUEL ANTUNEZ ALVAREZ, quien está registrado como candidato para DIPUTADO FEDERAL por el distrito 08 de Morelia. Hasta el momento el joven aspirante no ha demostrado más que lo qué es: hijo de MANUEL ANTUNEZ OVIEDO, ex funcionario público y “apoderado” del partido que respalda a su hijo: MOVIMIENTO CIUDADANO. Total, ANTUNEZ ALVAREZ tiene a su favor por lo menos, haberse decidido a comenzar una carrera “a pie” y en espera de que luego del 1 de julio al menos se sepa de su existencia. No optó por lo que otros hijos, hermanos y lo que resulte, de quienes los tuvieron y mantuvieron del erario público y no conformes con eso, se anotaron para ser legisladores de regalo, de esos que se llaman PLURINOMINALES. Casos? en prácticamente todos los partidos políticos de Michoacán.
Quitando la voluntad antes anotada del joven ANTUNEZ ALVAREZ, se puede también anotar que se está convirtiendo en un candidato de “asegunes”, porque ni está trabajando para ganar, ni tampoco para hacer el gran papel en la contienda. Si acaso, para esperar a que las ideas extravagantes de quienes piensan que la coalición “Michoacan al Frente” las tiene todas ganadas y así, verse favorecido. El jovenzuelo olvida que no la tiene fácil, con adversarios en la contienda como: WILFRIDO LAZARO MEDINA, del PRI, que arranca campaña con los números a su favor y difícil de alcanzar; o ANA LILIA GUILLEN, por “Juntos Haremos Historia”, que reconociendo su vulnerabilidad, gasta la suela de sus zapatos intentando convencer a los electores que ella es la opción. Nada fácil la tiene el hijo de ANTUNEZ OVIEDO como para que se siente solamente a esperar que los votos le lluevan de una coalición que por cierto, ni las tiene todas consigo, ni desde luego, asegurado el triunfo. MANUEL ANTUNEZ ALVAREZ, resulta un heredero de aspiraciones, pero no precisamente de posibilidades, que son cosas diferentes, aunque las oportunidades se las ponga su papa.

Deja un comentario