Silvano Aureoles dice que las Fiscalias estatales no esta preparadas para atender la magnitud de los delitos del crimen organizado.

El gobernador Silvano Aureoles Conejo, vislumbra una clara omisión del gobierno de la República para no hacerle frente al combate a la delincuencia en los estados.

El Gobernador del  Estado, Silvano Aureoles Conejo, expuso la necesidad de crear una estrategia para combatir el homicidio doloso, tema que está íntimamente relacionado con el crimen organizado, área que es de competencia federal y que su consideración la Fiscalía General de la República ha tenido poca participación bajo una política unilateral de abrazos no balazos, eso dijo, no puede continuar, señaló que las Fiscalías estatales no están preparadas para atender la magnitud de esos delitos

En ese sentido, el mandatario estatal advirtió que si no se logra articular una estrategia coordinada y se deje en claro y se asuma la competencia de cada una de las instancias, de modo que se garantice la efectividad de la estrategia y que tenga resultados, sobre todo, 2019 podría ser peor con respecto a los índices delictivos del año pasado, y para muestra un botón, ya que el mes de junio fue el más sangriento de la historia reciente de nuestro país.

Aclaró que no se trata de lavarse las manos como gobernadores y dejar todo en manos de la Federación, ya que consideró que es un tema que como estado mexicano se debe abordar desde todas las trincheras, sin embargo reiteró que la Federación no ha hecho frente a la problemática como debería, y esa omisión viene desde arriba, es decir, por una decisión del gobierno de la República de básicamente no tocar los temas como el crimen organizado, y más bien se han centrado en cuestiones como el huachicoleo, el combate a la corrupción y la atención al tema social, que bien son ejes importantes, pues las estadísticas obligan a todas las instancias competentes a poner atención en temas del crimen organizado y el aumento en el consumo de drogas, que están íntimamente relacionados, principalmente en jóvenes desde los 15 años de edad, situación que dijo genera y alimenta este círculo vicioso.